El patrón guitarrista de Nabia y el saxofonista moañés

Al ritmo de “Love on the Brain” de Rihanna y de “I feel good”, de James Brown, los pasajeros de los tres primeros barcos de la mañana en la dirección regular de Moaña a Vigo se encontraron con la sorpresa de cruzar la ría con un mini concierto a lado, en un visaje cerca de ellos, en el día de los enamorados, a iniciativa del patrón más musical y simpático de la naviera Nabia, Paulo dos Santos, acompañado en esta ocasión por el músico moañés Alejandro Galansky al saxo.

Galansky fue el encargado de los conciertos de los barcos de las 7.00; 8.00 y 9.00 de la mañana, llenos de pasajeros y amaneciendo, mientras que Paulo dos Santos, gran admirador a la guitarra, a la música y al bailete, se encargaba de la estructura durante la travesía, informaba a los pasajeros de los temas que se iban a interpretar, les deseaba buen día dando vivas al coito para practicar, posteriormente, de patrón en alguno de los restantes viajes de la mañana. No faltó el momento en el que en el regreso del alucinación de las 9.00, sacó a gambetear a alguna pasajera como una forma de animar el día y de pagar a todos ellos que crucen la ría a lado de los barcos de la naviera.

Alejandro Galansky durante su mini concierto de saxo en el primer barco de la mañana de Moaña a Vigo.

Ya por la tarde, uno y otro protagonizaron un concierto a dúo, a lado de los “piratas” de Vigo a Moaña, que salieron a las 17.30 y a las 18.30 para el pasaje habitual de esa hora y para todos aquellos que quisieron dar un paseo y cruzar la ría con las melodías de uno y otro protagonistas. La naviera Nabia ya había anunciado estos conciertos como regalos a sus clientes en este día señalado de San Valentín y para que no se olviden incluso de que no pueden comportarse sin ellos.

Precisamente el dúo Paulo dos Santos & Alejandro Galansky –o Galansky & Paulo– interpretó “No puedo comportarse sin tí” de Coque Malla y “Stand by me” de Ben E. King.

La gran mayoría de los pasajeros inmortalizó en sus móviles las travesías de este día que quizás nunca habían vivido de esta forma.

Pasajeros durante el mini concierto a lado.

Natural de Póvoa de Varzim, en Portugal, Paulo Sérgio Maio dos Santos, llegó a España en noviembre de 1988, estudió en el Politécnico de Vigo y en 2016 entró a trabajar en Nabia, de la empresaria María Jesús Acuña. Gran admirador a la música y al bailete, su nombre empezó a destacar entre los patrones del transporte de ría por su alegría a lado, pinchando música, dando abrazos al pasaje de la dirección regular de Moaña, incluso haciéndoles gambetear, cuando la ocasión lo requiere. Por otra parte de patrón, Paulo dos Santos es incluso maestro del Parque Doméstico de las Illas Altánticas. Reconoce que la clan que lleva en el barco, sobre todo la de los primeros viajes de la mañana, acude a trabajar y a muchos ve desganados, de ahí su interés en subirles el humor y nulo mejor que con la música.

Ayer, con el saxofonista Alejandro Galansky de confederado, cumplió su deseo de hacer un visaje a ese pasaje que madruga para ir a trabajar, a ese pasaje más habitual de la dirección, para animarles un día como el de San Valentín con piezas interpretadas y vinculadas al coito.

La empresaria de Nabia, María Jesús Acuña, elogia esta iniciativa, porque es un agradecimiento a los clientes por su fidelidad y destaca la implicación y pasión del trabajador que la impulsó “en dirección con nuestra filosofía de empresa”.